HISTORIA DEL DISTRITO DE SALCABAMBA

Por Felipe Alanya Julian / Escritor salcabambino
Publicación en Intenet 05/Agosto/2009

El nombre proviene del topónimo quechua SALLQA PAMPA, la misma que significa una pampa de piedras pequeñas llamadas SALLA, desde luego Sallqapampa, en la época preincaica e incásica no estaba poblado, la gente de entonces, o sea, las RUNAS (hombres) precolombinos habitaban en las partes altas del valle de Salcabamba, hemos observado algunos vestigios de casuchas (caserones) de piedras en las punas como: Pallqa, Pucayaco, Tunaq, Perolqocha y otros lugares similares; posiblemente los conquistadores Chancas al extenderse hacia Wancawillca, hoy Huancavelica, llegaron a toparse con la cultura Taya, quienes estaban asentadas a las orillas del río Pampas, de ahí proviene el nombre de nuestra Provincia Tayacaja.

Si nos preguntamos ¿desde cuando habitan los pobladores en el lugar denominado Salcabamba?, La respuesta salta a la vista, es fácil darse cuenta con un solo vistazo a la historia, es decir, con el suceso histórico que se da en el Tahuantinsuyo, o sea, con la llegada de los españoles a los andes centrales, en la cultura preincaica y incásica los habitantes acostumbraban fundar pueblos en las partes altas de los andes. Sin embargo, la cultura occidental europea implantó otras formas de vida, ahí tenemos que algunas construcciones que hasta hoy se conservan; puesto que, la habitabilidad de los aborígenes a cambiado de acuerdo el paso de la historia; consideramos que los pueblos dependen de acuerdo la cultura de sus fundadores, aunque también condicionan los fenómenos naturales climatológicos, por eso los españoles prefirieron fundar pueblos y ciudades en los valles, eso sucede con Salcabamba, por supuesto que encontraron un lugar maravilloso, dotado por la naturaleza, como para hacer suya la requisa de la tierra y su exótico paisaje, donde el clima estaba a su favor y obviamente el lugar era un paraíso. Es menester dejar en claro, el posicionamiento de los valles por los ibéricos peninsulares, obligaron a los indios retirarse hacia las alturas, como a Pallqa, Pucayaco, lo comprobamos en la mayoría de los casos, que las tierras comunales son de clima frígido, sólo algunas comunidades originadas después de la reforma agraria son medianamente cálida como Ayaqocha, Mollepata, Istay.

Retomando con la reseña histórica de Salcabamba, también, es obvio resaltar otros puntos de vista; Hay quienes sostienen, que Salcabamba fue habitada inicialmente por los conquistadores almagristas, por cuanto habían sido perseguidos por los Pizarristas y posteriormente por las tropas del pacificador de la Gasca, quién fue enviado por la corona española para poner en orden la guerra civil que se había desatado entre Pizarristas y Almagristas. Por otro lado conviene mencionar de cómo los españoles han escogido al valle de Salcabamba para su residencia, con este planteamiento volvemos a lo que ya hemos dicho con lo que estos personajes buscaban lugares aparentes, para sus centros de residencia, aunque venían explotando la minería en los diversos yacimiento de las zonas altas de la jurisdicción del cacicazgo de Ayllu Higua, es de amplio conocimiento en la zona tayacajina la explotación minera de los españoles como la: Mina Despensa y Titimina. Despensa es una de las cordilleras más altas de la zona, solo se equipara con el pico de Azapara que pertenece jurisdiccionalmente al distrito Rojchaj.

En cuanto el Cacicazgo del Ayllu Higua es importante mencionar a don Pedro Huamán Masa, quién fuera el Cacique interino de Nuestra Señora de Asunción de Salcabamba, y el cacique principal del Ayllu Higua fue don Bartolomé López Cusiananpa que gobernaba desde Salcabamba, Huaribamba y Tiobamba.

Salcabamba, cuya fundación data de la época de la Independencia por don Simón Bolívar libertador de Colombia y Perú, fundó como Villa de Salcabamba, este pueblo de mistis tiene pues una larga y rica historia, sobre todo es cuna de la cultura tradicional, como la Fiesta de Tayta Shanti, alusivo a la fiesta del ganado, costumbre que supervive, bajo la creencia de que históricamente, Santo Patron Santiago mas conocido como “mata indio”.

De la misma manera consignamos algunos comentarios de salcabambinos, donde afirman que el primer autoridad de Gobierno Local, fue de apellido Morales, dicen los lugareños los primeros propietarios de las tierras Salcabambinas, fueron la familia Murillo, cuenta un viejo conocedor Ciro Palomino, dice: “Una oportunidad de la época de los montoneros, la familia Murillo degolló a su oponente y por eso se quedó como hacendado en Salcabamba”, la afirmación anterior hace que contrastemos el comportamiento violento de los conquistadores, a lo mejor con este podemos, también afirmar que durante la historia republicana, continuaban las violencias por conflictos de tierras, eso pasaba en nuestro distrito histórico. Nos hace pensar la guerra civil entre almagristas y pizarristas, eran cruentos, por el solo hecho de la ambición en poseer mayores extensiones de tierras. Como sabemos desde Salcabamba gobernaban a los diversos pueblos campesinos de su jurisdicción, abarcando desde Huaribamba.

Bajo estas consideraciones podemos decir, que nuestras comunidades campesinas actuales, en la jurisdicción del distrito de Salcabamba, tienen rica y maravillosa historia, las comunidades campesinas más antiguas son: Ayaccocha y Cedropampa, luego Pucayaco, Pallcca, Patay. Y otras nacieron, después de la reforma agraria como: Istay – Hualcas, y tenemos otras que están consolidándose como: Motuypata, Changueleta, Mollepata, Miraflores, Vista Alegre, Bellavista, Acobamba, San Luis de Bravayocc, y otros como Ovejería, Caimo, Perolccocha, Suito Rumi, Yananaco, Pilata, Manchay, Matibamba y entre otros que no hemos mencionado en esta lista incompleta.

RECUERDOS DE SALCABAMBA

Fuente: Historia de Huancavelica
Autor del Libro: Federico Salas Schultz
Primera Edición  Noviembre del 2008 (Página 26) Tomo II
Autor del artículo: Ángel Prialé

Reproducimos un artículo publicado en la Revista “Rebeldías” en el siglo pasado, crónica escrita por Ángel Prialé, donde sus escritos son de vital importancia de la historia de Huancavelica. En este artículo encontramos en detalle cómo se veía por aquel entonces el “hermoso pueblito" de Salcabamba, de aspecto urbano humilde, pero cuyas bellezas naturales lo convierten en un rincón poético inolvidable. Sus casitas son rústicas en su mayor parte; algunas cuantas de aspecto mejor acabado por pertenecer a hacendados de la zona, otras con techumbre de paja, se hallan enfiladas en dos hileras, que hacen un remedo de calle. El pueblito presenta un declive notable que causa gran fatiga en el forastero y además, caracteriza, de forma peculiar, el andar de los vecinos. Durante el día, la naturaleza comunica alegría y vida, pero las noches son lóbregas y silenciosas, causan terror por su espesa oscuridad y obligan al refugio. Salcabamba ha sido en otras épocas centro de grandes fiestas en la que los hacendados se reunían haciendo gala de riqueza y de generosidad. Allí se vieron arder monumentales castillos de fuegos artificiales, notables corridas de toros y grandes jugadas de gallos; los aficionados al cabalgar lucían arreos de plata en caballos de primera clase; se daban grandes comilonas, solo igualables por las bodas de Camacho. Salcabamba fue lugar de notables como don Eusebio Morales, don Matías Arana y otros, que pasaron por este mundo viviendo una larga vida de satisfacciones. Al hacer estos apuntes, dice Ángel Prialé, no se puede olvidar a uno de los mas originales caballeros andantes de este mundo, propietario de un flaco rocín, chiste en los labios y hambre en el estómago; el tío Juan Rivas cuya historia cuenta que en una ocasión se reunieron los vecinos de Salcabamba y resolvieron sentenciar a la pena de la horca al buen tío Juan, por el delito de traición a la Patria. Una vez en prisión nuestro Quijote de aquellos montes y serranías se sintió un héroe, un mártir y creyó en la inmortalidad de su nombre. Aproximándose la hora de su ejecución fue llevado al cementerio en donde se levantaba amenazante la siniestra horca. El tío Juan, lloroso se despidió de sus fieles amigos y encomendó su alma a Dios; hizo testamento verbal dejando su caballo flaco, a su único patrimonio, a su sobrino José Abad. El momento era solemne, ni una sola voz interrumpía el silencio. La brisa mecía suavemente las hierbas silvestres que como homenaje de la naturaleza, adornaban las tumbas de los olvidados. El verdugo colocó la soga homicida al cuello delgado y duro del tío Juan, que parecía dispuesto a victimarlo cuando los acompañantes prorrumpieron en estridentes carcajadas y retornaron al pueblo vivando al héroe, el tío Juan. Se había tratado solo de una macabra broma. La clase dominante en aquella época eran los hacendados, quienes manejaban el monopolio de propiedad de la tierra y dentro de estas, vivían familias de campesinos quienes disponían de ciertos sectores asignados para realizar su propia siembra o crianza menor de ganado a cambio de de retribuir con su trabajo, el laboreo en las siembras y cosechas del dueño, el cuidado y pastoreo del ganado; y por turnos (semanal o quincenal), el servicio domiciliario, tanto en la misma hacienda como en la ciudad. De este sistema salió el “pongo” que viene de la palabra quechua “puncu” que eran servicios de mano y de mandado. Otros servicios incluían al “yanaconaje”, quien hacía uso de tierra y pagaba con parte de su cosecha y, en algunos casos, el “partidario” sembraba a medias con el patrón. Era en esencia un sistema feudal. .